Discussion:
Lo que nadie quiere leer (ni pensar) hoy sobre el virus
(demasiado antiguo para responder)
Linuxero Auténtico
2020-04-13 16:48:50 UTC
Permalink
https://www.dolcacatalunya.com/2020/04/lo-que-nadie-quiere-leer-ni-pensar-hoy-sobre-el-virus/

Home › Pensando bien › Lo que nadie quiere leer (ni pensar) hoy sobre el
virus
Lo que nadie quiere leer (ni pensar) hoy sobre el virus

on domingo, 12 de abril de 2020 • ( 31 )






43

Democracia vs Epidemiocracia: 3 estrategias con que los políticos nos
sumen en el autoritarismo.

1 mes del estado de alarma obliga a la reflexión.

El gobierno ha eliminado por decreto las libertades fundamentales:
prohibido moverte, prohibido reunirte, prohibido trabajar y ganarte la
vida, prohibida la libertad de culto (esto último de facto, que por
escrito no hi han pas gosat). Incluso se ha atrevido a limitar el dret a
la vida: si tens més de 75 anys els “protocols de la mort” de la Gene
dictan que para ti no hay UCI y los sanitarios públicos deben
abandonarte a tu suerte, esperando que el oxígeno sea suficiente. Hasta
el derecho a que te cojan de la mano tus familiares en los últimos
momentos de vida te han quitado.

En España la eliminación de libertades no tiene parangón, se han pasado
tres pueblos. En Francia se puede hacer deporte a determinadas horas, en
Portugal se puede salir a la calle, en EEUU las iglesias están abiertas,
en Italia se puede salir con los niños, en Suecia y Dinamarca pueden
reunirse siempre que no supere cierto número, en Inglaterra los parques
no están cerrados, en Alemania se hace vida más o menos normal, en
Bélgica se puede salir tranquilamente a la calle. El asfixiante cepo con
el que los políticos han inmovilizado nuestras vidas y nuestro futuro no
encuentra semejanzas en países de nuestro entorno. Es solo una coartada
para ocultar su responsabilidad en la extensión del virus.

París, a partir de las 19:00 se puede salir a practicar deporte
tranquilamente

El hecho es que los políticos detentan el poder absoluto en nuestro
país, y la autodestrucción de las economías familiares y consecuente
dependencia del Estado (o sea, de los políticos), les asegura seguir
detentándolo durante mucho tiempo. Que la voz cantante en el Gobierno la
lleve un partido comunista multiplica la intranquilidad.

No escuchará estas reflexiones, dolço, en ningún otro medio. Quizás
incluso le sorprenda leerlas. La libertad de expresión ha sido también
recortada mediante censura o -lo que es peor- autocensura. En medio del
pánico al virus, cuando se realizan afirmaciones de sentido común o se
dice lo que se piensa, te tachan de “insolidario” o incluso te acusan de
“matar gente“. Si han muerto o enfermado familiares o conocidos, la
autocensura se acrecienta y es más fácil unirse al sentir oficial. Mejor
callar, refugiarte en las catacumbas del wasap con los rebeldes y
combatir desde allí la epidemiocracia, compartiendo artículos y vídeos y
esperando al día en que se recobre el seny.

A molts dolços potser els sorprendrà, però ho venim dient des del 15 de
març, primer dia de l’estat d’alarma: els polítics de Moncloa i
Generalitat convertirán la crisis sanitaria (que su ineptitud ha
potenciado) en un descalabro humano y económico himaláyico. Y
seguramente también social, laboral y político. El radical encierro,
único en el mundo, es la solución menos adaptada a la idiosincrasia y a
las necesidades humanas y económicas de España, un país en que el
turismo y la hostelería son sectores clave.

Medidas claramente absurdas y abusivas ,inauditas en Occidente, como
multar a un matrimonio por caminar por la calle o compartir coche
(cuando comparten lecho diariamente), mantener todas las tiendas
cerradas mientras supermercados y estancos están abiertos, prohibir el
traslado puerta a puerta a segundas residencias, o impedir salir a
practicar deporte, son aceptadas obedientemente por la población. Como
si no fuéramos capaces de autoprotegernos.

Desde las administraciones y cuerpos policiales incluso se anima a la
delación: ¿Ve a un vecino paseando al perro demasiado rato? Llame a la
policía ¿Un pobre tipo está tomando un bocata en un banco de la calle?
Maldito insolidario, denúnciese. ¿El anciano matrimonio que pasea por la
calle? Insúltelos desde el balcón. ¿Hay mucha gente haciendo cola en la
panadería de la esquina? Los caraduras que se saltan el confinamiento.
¿Algunas casas del pueblo están habitadas por sus propietarios de la
ciudad? Són uns egoïstes que ens volen matar. El caldo de cultivo que
han creado los políticos -la colla de Sàntxes, la de racisTorra i també
la de molts governants dels partits al poder-, saca lo peor de muchos.

Resulta penoso escuchar a respetables y altísimos mandos policiales
alardeando en rueda de prensa de cómo han detenido heroicamente a un
asesino en potencia que paseaba solitario por la playa, para
sermonearnos paternalmente a continuación. Discursos que hace un mes
consideraríamos el colmo del autoritarismo son ahora asumidos con
entusiasmo desde el ático hasta el sótano de la escalera de vecinos.

Lo sorprendente es que todo esto cuente no sólo con la aceptación sino
con el aplauso de los ciudadanos, o en el mejor de los casos su
resignación o silencio. Per què? ¿Por qué la mayoría aplaude el
inaudito recorte de libertades y el desprecio del sentido común? 3
factors expliquen aquesta manca de seny i de nervi cívic.

1- Confusión. Se ocultan los datos: ¿Cuántos tests se han hecho?
¿Cuántos infectados hay?¿Cuántos muertos realmente? ¿Cuán letal es el
virus? ¿Realmente hay muchas más muertes este marzo y abril que en los
mismos meses del año pasado? ¿Por qué se habla sólo de “aplanar la
curva” y nadie mide si estamos “subiendo el umbral“? ¿Cuántas plazas de
UCIs hay en cada región? ¿Cuáles están saturadas? ¿Qué se medios se
necesitan para atender bien a un paciente? ¿Los tenemos? ¿Cuándo los
tendremos? ¿Cómo se ha aumentado la capacidad hospitalaria en este mes y
cuál es el umbral de enfermos que pueden atenderse ahora? ¿Funcionan las
mascarillas? ¿Se logra inmunidad tras haber superado el virus? ¿Por qué
seguimos considerando “expertos” a quienes nos decían ayer que era una
simple gripe y hoy que es casi peor que el ébola? ¿Son ciertos los
números de China? ¿Podemos fiarnos de la OMS?

Sin datos no se pueden tomar decisiones racionales, ni establecer una
estrategia de salida. Hay cosas que no se saben, otras no se quieren
saber, muchas se ocultan descaradamente. La incompetencia se solapa con
el ocultismo. El derecho de información intenta limitarse,
restringiendo gubernamentalmente la propagación de contenidos por redes
sociales. Sin indicadores ni transparencia es imposible gestionar
racionalmente y fijar objetivos, acciones y fechas.

2- Miedo. Se fomenta el pánico. Sin información veraz no hay
racionalidad, sin racionalidad no hay seguridad, sin seguridad hay
miedo. Esto es sobre todo una crisis de pánico. Los políticos entraron
en pánico y han eliminado libertades histéricamente, sin ton ni son,
devastando vidas y futuros. Todos los medios de comunicación han
obedecido la consigna, propagando el pánico con un martilleo continuo de
muerte y terror. La gente se encierra en sus casas, traga con el estado
policial y se convierte en delatora porque tiene pánico a morir.
“Encerrarse o morir” es la disyuntiva falsa que el pánico ha hecho creer
a casi todos. Com xiuxiuejaven compungides les dependentes d´un forn a
Barcelona, “nosotras no queremos trabajar, queremos vivir“.

3- Infantilismo. Se nos trata como a niños. Los africanos afirman que en
la sabana, “si te comportas como una presa, serás cazado“. Por creernos
los españoles que somos niños, incapaces de autoprotegernos, nos tratan
los políticos como a tales. ¿Por qué franceses, ingleses, griegos o
portugueses pueden seguir gozando de libertades esenciales y nosotros
no? ¿Son acaso más responsables o maduros? No es de extrañar que sea en
Catalunya on els polítics ens tracten més com a nens que enlloc y que
racisTorra pugne por alargar el confinamiento total: 40 años de
nacionalismo tienen al pueblo más infantilizado, inmaduro y acostumbrado
a un férreo control social y a seguir las instrucciones del kapo
político de turno.

La falta de datos transparentes, la propagación planificada del pánico y
la autodestructiva creencia de que somos niños irresponsables nos han
conducido a esta situación, que puede acabar con nuestro modo de vida
humano y exitoso. Confusión, miedo e infantilismo explican que sólo en
España se haya aceptado un recorte tan bestial de las libertades y un
ataque tan brutal a la manera de ganarse la vida de las familias.

No tiene por qué ser así. Les conviccions que al febrer eren
importants siguen siéndolo en abril: la libertad, prosperidad y
generosidad, la responsabilidad, transparencia y el rechazo al populismo
… son tan verdad hoy como hace dos meses. Esta crisis se puede gestionar
cuidando la salud de nuestra gente y sin dinamitar para siempre su modo
de vida ni sembrar pobreza y dependencia para los próximos lustros.

No dejemos que el miedo al virus chino y las ansias de poder de nuestros
políticos nos nublen, por decreto-ley, el seny. Es el peor momento para
encerrar la razón y el sentido común en las catacumbas. Que la por no
ens domini. Que no nos cambien nuestra democracia por su epidemiocracia.

Dolça i epidemiocràtica Espanya…
Ni Borrego ni Linuxero
2020-04-13 19:48:03 UTC
Permalink
Post by Linuxero Auténtico
https://www.dolcacatalunya.com/2020/04/lo-que-nadie-quiere-leer-ni-pensar-hoy-sobre-el-virus/
Home › Pensando bien › Lo que nadie quiere leer (ni pensar) hoy sobre el
virus
Lo que nadie quiere leer (ni pensar) hoy sobre el virus
on domingo, 12 de abril de 2020 • ( 31 )
43
Democracia vs Epidemiocracia: 3 estrategias con que los políticos nos
sumen en el autoritarismo.
1 mes del estado de alarma obliga a la reflexión.
prohibido moverte, prohibido reunirte, prohibido trabajar y ganarte la
vida, prohibida la libertad de culto (esto último de facto, que por
escrito no hi han pas gosat). Incluso se ha atrevido a limitar el dret a
la vida: si tens més de 75 anys els “protocols de la mort” de la Gene
dictan que para ti no hay UCI y los sanitarios públicos deben
abandonarte a tu suerte, esperando que el oxígeno sea suficiente. Hasta
el derecho a que te cojan de la mano tus familiares en los últimos
momentos de vida te han quitado.
En España la eliminación de libertades no tiene parangón, se han pasado
tres pueblos. En Francia se puede hacer deporte a determinadas horas, en
Portugal se puede salir a la calle, en EEUU las iglesias están abiertas,
en Italia se puede salir con los niños, en Suecia y Dinamarca pueden
reunirse siempre que no supere cierto número, en Inglaterra los parques
no están cerrados, en Alemania se hace vida más o menos normal, en
Bélgica se puede salir tranquilamente a la calle. El asfixiante cepo con
el que los políticos han inmovilizado nuestras vidas y nuestro futuro no
encuentra semejanzas en países de nuestro entorno. Es solo una coartada
para ocultar su responsabilidad en la extensión del virus.
París, a partir de las 19:00 se puede salir a practicar deporte
tranquilamente
El hecho es que los políticos detentan el poder absoluto en nuestro
país, y la autodestrucción de las economías familiares y consecuente
dependencia del Estado (o sea, de los políticos), les asegura seguir
detentándolo durante mucho tiempo. Que la voz cantante en el Gobierno la
lleve un partido comunista multiplica la intranquilidad.
No escuchará estas reflexiones, dolço, en ningún otro medio. Quizás
incluso le sorprenda leerlas. La libertad de expresión ha sido también
recortada mediante censura o -lo que es peor- autocensura. En medio del
pánico al virus, cuando se realizan afirmaciones de sentido común o se
dice lo que se piensa, te tachan de “insolidario” o incluso te acusan de
“matar gente“. Si han muerto o enfermado familiares o conocidos, la
autocensura se acrecienta y es más fácil unirse al sentir oficial. Mejor
callar, refugiarte en las catacumbas del wasap con los rebeldes y
combatir desde allí la epidemiocracia, compartiendo artículos y vídeos y
esperando al día en que se recobre el seny.
A molts dolços potser els sorprendrà, però ho venim dient des del 15 de
març, primer dia de l’estat d’alarma: els polítics de Moncloa i
Generalitat convertirán la crisis sanitaria (que su ineptitud ha
potenciado) en un descalabro humano y económico himaláyico. Y
seguramente también social, laboral y político. El radical encierro,
único en el mundo, es la solución menos adaptada a la idiosincrasia y a
las necesidades humanas y económicas de España, un país en que el
turismo y la hostelería son sectores clave.
Medidas claramente absurdas y abusivas ,inauditas en Occidente, como
multar a un matrimonio por caminar por la calle o compartir coche
(cuando comparten lecho diariamente), mantener todas las tiendas
cerradas mientras supermercados y estancos están abiertos, prohibir el
traslado puerta a puerta a segundas residencias, o impedir salir a
practicar deporte, son aceptadas obedientemente por la población. Como
si no fuéramos capaces de autoprotegernos.
Desde las administraciones y cuerpos policiales incluso se anima a la
delación: ¿Ve a un vecino paseando al perro demasiado rato? Llame a la
policía ¿Un pobre tipo está tomando un bocata en un banco de la calle?
Maldito insolidario, denúnciese. ¿El anciano matrimonio que pasea por la
calle? Insúltelos desde el balcón. ¿Hay mucha gente haciendo cola en la
panadería de la esquina? Los caraduras que se saltan el confinamiento.
¿Algunas casas del pueblo están habitadas por sus propietarios de la
ciudad? Són uns egoïstes que ens volen matar. El caldo de cultivo que
han creado los políticos -la colla de Sàntxes, la de racisTorra i també
la de molts governants dels partits al poder-, saca lo peor de muchos.
Resulta penoso escuchar a respetables y altísimos mandos policiales
alardeando en rueda de prensa de cómo han detenido heroicamente a un
asesino en potencia que paseaba solitario por la playa, para
sermonearnos paternalmente a continuación. Discursos que hace un mes
consideraríamos el colmo del autoritarismo son ahora asumidos con
entusiasmo desde el ático hasta el sótano de la escalera de vecinos.
Lo sorprendente es que todo esto cuente no sólo con la aceptación sino
con el aplauso de los ciudadanos, o en el mejor de los casos su
resignación o silencio. Per què?  ¿Por qué la mayoría aplaude el
inaudito recorte de libertades y el desprecio del sentido común? 3
factors expliquen aquesta manca de seny i de nervi cívic.
1- Confusión. Se ocultan los datos: ¿Cuántos tests se han hecho?
¿Cuántos infectados hay?¿Cuántos muertos realmente? ¿Cuán letal es el
virus? ¿Realmente hay muchas más muertes este marzo y abril que en los
mismos meses del año pasado? ¿Por qué se habla sólo de “aplanar la
curva” y nadie mide si estamos “subiendo el umbral“? ¿Cuántas plazas de
UCIs hay en cada región? ¿Cuáles están saturadas? ¿Qué se medios se
necesitan para atender bien a un paciente? ¿Los tenemos? ¿Cuándo los
tendremos? ¿Cómo se ha aumentado la capacidad hospitalaria en este mes y
cuál es el umbral de enfermos que pueden atenderse ahora? ¿Funcionan las
mascarillas? ¿Se logra inmunidad tras haber superado el virus? ¿Por qué
seguimos considerando “expertos” a quienes nos decían ayer que era una
simple gripe y hoy que es casi peor que el ébola? ¿Son ciertos los
números de China? ¿Podemos fiarnos de la OMS?
Sin datos no se pueden tomar decisiones racionales, ni establecer una
estrategia de salida. Hay cosas que no se saben, otras no se quieren
saber, muchas se ocultan descaradamente. La incompetencia se solapa con
el ocultismo. El derecho de información intenta limitarse, restringiendo
gubernamentalmente la propagación de contenidos por redes sociales. Sin
indicadores ni transparencia es imposible gestionar racionalmente y
fijar objetivos, acciones y fechas.
2- Miedo. Se fomenta el pánico. Sin información veraz no hay
racionalidad, sin racionalidad no hay seguridad, sin seguridad hay
miedo. Esto es sobre todo una crisis de pánico. Los políticos entraron
en pánico y han eliminado libertades histéricamente, sin ton ni son,
devastando vidas y futuros. Todos los medios de comunicación han
obedecido la consigna, propagando el pánico con un martilleo continuo de
muerte y terror.  La gente se encierra en sus casas, traga con el estado
policial y se convierte en delatora porque tiene pánico a morir.
“Encerrarse o morir” es la disyuntiva falsa que el pánico ha hecho creer
a casi todos. Com xiuxiuejaven compungides les dependentes d´un forn a
Barcelona, “nosotras no queremos trabajar, queremos vivir“.
3- Infantilismo. Se nos trata como a niños. Los africanos afirman que en
la sabana, “si te comportas como una presa, serás cazado“. Por creernos
los españoles que somos niños, incapaces de autoprotegernos, nos tratan
los políticos como a tales. ¿Por qué franceses, ingleses, griegos o
portugueses pueden seguir gozando de libertades esenciales y nosotros
no? ¿Son acaso más responsables o maduros? No es de extrañar que sea en
Catalunya on els polítics ens tracten més com a nens que enlloc y que
racisTorra pugne por alargar el confinamiento total: 40 años de
nacionalismo tienen al pueblo más infantilizado, inmaduro y acostumbrado
a un férreo control social y a seguir las instrucciones del kapo
político de turno.
La falta de datos transparentes, la propagación planificada del pánico y
la autodestructiva creencia de que somos niños irresponsables nos han
conducido a esta situación, que puede acabar con nuestro modo de vida
humano y exitoso. Confusión, miedo e infantilismo explican que sólo en
España se haya aceptado un recorte tan bestial de las libertades y un
ataque tan brutal a la manera de ganarse la vida de las familias.
No tiene por qué ser así.   Les conviccions que al febrer eren
importants siguen siéndolo en abril: la libertad, prosperidad y
generosidad, la responsabilidad, transparencia y el rechazo al populismo
… son tan verdad hoy como hace dos meses. Esta crisis se puede gestionar
cuidando la salud de nuestra gente y sin dinamitar para siempre su modo
de vida ni sembrar pobreza y dependencia para los próximos lustros.
No dejemos que el miedo al virus chino y las ansias de poder de nuestros
políticos nos nublen, por decreto-ley, el seny. Es el peor momento para
encerrar la razón y el sentido común en las catacumbas. Que la por no
ens domini. Que no nos cambien nuestra democracia por su epidemiocracia.
Dolça i epidemiocràtica Espanya…
BRAVO, BRAVO, BRAVO!.
Por fín un medio que se atreve de decir las verdades del barquero en
cuanto a este tema.

La verdad es que al leer este artículo de DC aparte de alegrarme
muchísimo, me he quedado gratamente sorprendido, ya que DC si
exceptuamos el tema del independentismo de Cataluña, no suele ser un
medio muy radical que digamos en los artículos de otros temas.

Que yo sepa hasta el día de hoy si exceptuamos a un abogado contra la
demagocia, algunos foros, y poco más, ningún diario digital con un gran
número de lectores como es este el caso se había atrevido a hablar claro
sobre este tema... Ni siquiera ninguno de los mal llamados de extrema
derecha.

Además hoy también he visto, que Alemania se empiezan a revelar contra
el confinamiento...



por lo que parece que, aunque muy poco a poco, algo está cambiando...
Que ojalá la gente vaya despertando de una vez, y se revele contra este
encarcelamiento criminal.
PAREMOS ESTA LOCURA.

Gracias por tu aportación Linuxero.

Loading...